La Estrategia

Ahora con SPOT, L’Oréal mide la mejora de sus productos

horloge copy 7 Created with Sketch. 4 MIN


Laurent Gilbert

¿Cómo calcular el impacto ambiental y social de un producto? Laurent Gilbert, director de innovación sostenible en el departamento de investigación de L’Oréal, explica cómo un equipo multidisciplinario diseñó SPOT, una herramienta de seguimiento y optimización de todos los nuevos productos del Grupo, sin igual en el sector de los productos de gran consumo.

Un avance considerable al servicio de la innovación sostenible

SPOT es el acrónimo de Sustainable Product Optimization Tool. Esta herramienta tiene como finalidad medir los impactos ambientales y sociales de todos los productos de L’Oréal. Se desarrolló internamente en 2017, pero sus orígenes se remontan a 2013, con motivo del lanzamiento de Sharing Beauty With All, un programa dedicado principalmente a mejorar el perfil ambiental o social de todos los nuevos productos puestos en el mercado. En este sentido, el Grupo debía dotarse de nuevas herramientas de evaluación. «Para estar seguros de lograr este objetivo y, sobre todo, poder demostrar las mejoras, teníamos que desarrollar una herramienta fiable que evaluara globalmente nuestros productos.» Primero se implementó el CSR (Corporate Social Responsibility) Index para que los laboratorios y equipos de packaging pudieran evaluar la mejora de sus proyectos de fórmulas y embalajes. Este método se basaba en análisis de ciclo de vida, desde la extracción de las materias primas hasta el reciclaje de los frascos. En 2016, ya completo e integrado, cambió de nombre: así nació la herramienta SPOT.

Una red de expertos movilizados

Frente a la magnitud de la tarea, L’Oréal formó un equipo dedicado y recurrió a expertos reconocidos. «Dentro de la organización, un jefe de proyecto hace de enlace entre los desarrolladores de la herramienta y tres especialistas encargados del packaging y la dimensión social. Yo me ocupo de las fórmulas», detalla Laurent Gilbert. L’Oréal también se dirigió a doce expertos externos para seguir y validar la metodología de SPOT. «Son científicos especializados en el análisis de los ciclos de vida, representantes de ONG y expertos en consumo sostenible o impactos sociales.» Juntos trabajaron durante casi un año y medio en la elaboración del método más pertinente posible para evaluar la sostenibilidad de los productos.

Una herramienta sofisticada… y compleja

1 producto, 14 criterios de sostenibilidad

«Cuesta un poco entender nuestra metodología, pero vale la pena», nos avisa Laurent Gilbert. El análisis del ciclo de vida de un producto cosmético y sus impactos sociales y ambientales es muy complejo, ya que se basa en muchísimos factores: se han integrado 14 criterios de sostenibilidad, que se han aplicado a todo el ciclo de vida del producto, desde la producción y el packaging hasta el reciclaje, pasando por la utilización por parte de los consumidores. «Hemos ido mucho más allá de las últimas recomendaciones de la Comisión Europea, que sólo aconsejaba un mínimo de 3 ó 4 criterios en su proyecto Product Environmental Footprint», añade Laurent Gilbert.

Ponderación de criterios: el método de los «límites planetarios»

Una vez establecidos estos criterios, cabía encontrar un medio para agregarlos con el fin de obtener una calificación global coherente y utilizable. Una operación difícil, ya que cada elemento se mide con una unidad diferente: equivalente de CO2 para los impactos sobre el cambio climático, litro para el consumo de agua, porcentaje de cambio en los usos del suelo para la biodiversidad. Por consiguiente, se necesitaron dos etapas: la normalización y la agregación. Normalizar los datos consiste en comparar un valor con la media de un consumidor, por el momento europeo y, dentro de poco, mundial. Agregar los datos significa ponderar los criterios establecidos para poder sumarlos atribuyendo un peso determinado a cada uno. «Nos hemos basado en el llamado método de los «límites planetarios», propuesto por el investigador sueco Johan Rockström: los umbrales que la humanidad no debe traspasar para poder evolucionar en un ecosistema sostenible. Por ejemplo, el calentamiento global no debe exceder los dos grados.»

1 clic, 1 nota: la simplificación del trabajo de los equipos

Después de definir con precisión su metodología, L’Oréal elaboró la herramienta informática integrándola en su sistema de desarrollo diseñado para ser «sencillo e intuitivo». A partir de una base de datos del Grupo y sus proveedores, SPOT calcula en algunos segundos la mejora de la sostenibilidad de un producto sumando las notas de su fórmula, packaging, producción e impacto social. La herramienta reúne datos sobre casi 10.000 ingredientes, los materiales de packaging, la información de los proveedores y los elementos del ciclo de vida de los productos. De esta forma permite al personal de todos los departamentos (investigación, packaging, desarrollo, marketing, etc.) comprobar en algunos clics la mejora obtenida gracias a su trabajo sobre el impacto ambiental y social del producto final. Y los primeros resultados son muy alentadores, puesto que el 76% de los productos renovados en 2017 mejoraron su nota SPOT respecto a 2013.

Con SPOT, la responsabilidad social y ambiental está ahora al alcance de todos los proyectos de desarrollo de L’Oréal. «Hemos apostado por un método científico y holístico, innovador y sostenible, capaz de mejorar significativamente todos nuestros futuros productos», se alegra Laurent Gilbert. Gracias a esta herramienta, el Grupo puede ahora responsabilizar y comprometer a todas sus entidades con el desarrollo sostenible. «SPOT nos permite elegir e implementar fácilmente los medios de mejora de cada producto.»

SPOT despierta el interés de la Comisión Europea

Esta iniciativa sin parangón en el sector de los productos de gran consumo interesa a la Comisión Europea, ya que se trata de la primera aplicación concreta y a gran escala de su proyecto Product Environmental Footprint. ¿Y en Francia? «El Ministerio de Transición Ecológica y Solidaria también se ha mostrado muy interesado en nuestros trabajos, que abren la puerta a una nueva forma de pensar la RSA», añade Laurent Gilbert.

Concluye diciendo: «Hoy utilizamos SPOT internamente para evaluar y mejorar nuestros productos. Mañana el objetivo será poner estos datos a disposición de los consumidores para que ellos puedan elegir con conocimiento de causa. El equipo encargado de la RSA trabaja con los departamentos de marketing de nuestras diferentes marcas, por ejemplo Vichy, para ver cómo dar este nuevo paso.» La aventura de SPOT no ha hecho más que empezar…

RSC | junio 2018