La Estrategia

La coloración 100% vegetal: la innovación estrella del proyecto Naturalidad de L’Oréal

horloge copy 7 Created with Sketch. 4 MIN


Éric Bône

Más de cien años después del primer tinte capilar inofensivo elaborado por Eugène Schueller, L’Oréal lanza sus primeras coloraciones 100% vegetales: Botanéa en L’Oréal Professionnel y Color Herbalia en Garnier. Para Éric Bône, director internacional de la innovación sostenible capilar de L’Oréal, esta innovación abre un nuevo capítulo en la historia del líder mundial.

L’Oréal toma el camino de la naturalidad

Es una corriente de fondo en la que L’Oréal lleva ya trabajando desde hace unos diez años: lo natural. «En una década, hemos dado un gran giro. En 2005-2006, tan sólo teníamos un 36% de ingredientes de origen natural. En 2016 hemos pasado al 54%», se alegra Eric Bône. Ya desde el año 1995, L’Oréal creó uno de los primeros laboratorios especializados en la biodegradabilidad para medir el impacto de las materias primas y los productos utilizados, y «muy temprano» se comprometió con la investigación en el ámbito de los productos biológicos y naturales. Después de los champús, L’Oréal decidió trabajar en la coloración vegetal. «Este lanzamiento se sitúa en la encrucijada de varios caminos: la culminación de las investigaciones iniciadas hace diez años, la creación en los últimos cinco años de nuestros canales sostenibles y el diseño de dos gamas en modalidad design thinking, en estrecha colaboración con los consumidores y los peluqueros, un proyecto que se aceleró en el último año y medio».

Eric Bône es Project Leader de este proyecto transversal y está encargado de los programas mundiales de innovación sostenible en productos capilares. «Ha sido una fantástica aventura traducir de forma concreta los principios de Sharing Beauty With All en la creación de Botanéa de L’Oréal Professionnel y Color Herbalia de Garnier», cuenta entusiasmado. Fantástica, pero también difícil: la necesidad de combinar eficacia y naturalidad ha planteado muchos retos. Son cuatro principales. Primero, ofrecer una amplia paleta de matices a partir de ingredientes 100% naturales, que tradicionalmente presentan resultados limitados en términos de colores. Segundo, obtener una reproductibilidad de calidad profesional. «Fue un aspecto en el que los equipos trabajaron sin cesar.» Tercero, implementar un nuevo canal de suministro responsable, sostenible y seguro, tanto en calidad como en cantidad de ingredientes. Y cuarto, romper moldes para simplificar el uso de estos nuevos productos por parte de las consumidoras y los peluqueros.

Los equipos de investigación del gigante mundial siempre han intentado «descubrir en la naturaleza las respuestas a sus retos» y, al mismo tiempo, atender a las expectativas de belleza de los consumidores. Es el llamado biomimetismo, que consiste en estudiar cómo funciona la naturaleza mediante la combinación de tecnologías y conocimientos de vanguardia, para tratar luego de reproducirla. La naturaleza como ingrediente… y fuente de inspiración.

Coloraciones 100% naturales y vegetales: la última proeza de L’Oréal

La ola de lo natural no es nada nueva. Pero Éric nota hoy una corriente de fondo gracias a los esfuerzos de investigación conjuntos de los proveedores y los grandes grupos como L’Oréal, y a la demanda de los consumidores que no quieren sacrificar la calidad. Lo demuestra el social listening, el hecho de escuchar a los clientes en Internet: 42 millones de internautas han hecho búsquedas en Internet con las palabras «vegan» y «organic». «Como líder mundial de los cosméticos, debemos estar a la vanguardia de estas nuevas necesidades y proponer productos 100% naturales y eficaces».

Para responder a estas nuevas expectativas, dos marcas distintas propondrán dentro de poco los productos de coloración vegetal de L’Oréal: la gama Botanéa de L’Oréal Professionnel para salones de peluquería y la gama Color Herbalia de Garnier para las consumidoras. «Estas coloraciones son únicas y se desmarcan de la competencia porque son 100% vegetales, con un alto nivel de calidad y pureza, a diferencia de la mayoría de las coloraciones disponibles actualmente en el mercado.»

Cada gama está dirigida a una clientela específica. Botanéa está reservada para el mercado de los peluqueros profesionales, con una amplia gama de colores «matizados», que favorecerán a todas las personas, incluidas las personas mayores de 50 años con canas. «Es compatible con la coloración por oxidación tradicional y los demás servicios técnicos ofrecidos en los salones de peluquería, como la permanente.» Color Herbalia está diseñada para una clientela relativamente más joven, que tenga «hasta un 30% de canas». «Esta gama de productos listos para usar aporta colores naturales y reflejos a las primeras canas. Son coloraciones fáciles de usar en casa, que dan más la seguridad en sí mismo.»

Color Herbalia y Botanéa han sido posibles gracias a una verdadera proeza técnica del equipo de investigación. «Han tenido que probar todas las combinaciones posibles para determinar las mejores rutinas y optimizar las fórmulas, incluido la temperatura ideal del agua para la mezcla». Los próximos retos técnicos: ampliar el espectro de colores para las gamas de uso en casa y hacer posible la aclaración del pelo.

Innovaciones sostenibles y ecodiseñadas de forma colaborativa

Estas nuevas gamas de coloración no sólo responden a una necesidad de los consumidores, sino que también se integran en el ADN de L’Oréal y su programa de desarrollo sostenible Sharing Beauty With All, del que Eric es responsable en cuanto a la investigación capilar mundial. «Son productos punta de lanza en nuestro compromiso con el desarrollo sostenible, que ilustran perfectamente nuestros nuevos procesos de diseño responsables.» Las razones: cumplen con los cuatro pilares de Sharing Beauty With All: innovación sostenible, consumo sostenible, producción sostenible y suministro responsable y sostenible.

El concepto de innovación sostenible es claro: con una fórmula a base de ingredientes 100% naturales, los productos son por esencia respetuosos del medio ambiente y conformes con el protocolo de Nagoya sobre la preservación de la biodiversidad. Se ha realizado un enorme trabajo en los aspectos relativos al consumo y la producción sostenible, con la creación de una recarga en bolsitas, fabricadas con un 50% de material reciclable, para optimizar el transporte y el almacenamiento. «Ahorramos casi un 74% de material con respecto a una oferta clásica», señala Éric. Por último, en cuanto al suministro responsable y sostenible, L’Oréal trabaja en estrecha colaboración con las comunidades y ASK, una ONG local en India, de donde proceden los ingredientes. El objetivo: fomentar el desarrollo económico, mejorar el acceso a los servicios de la región, reunir a la población en torno a un proyecto común, capacitar a las personas y compartir las buenas prácticas.

Éric insiste en que «este proyecto es singular en muchos aspectos.» Es el fruto de un trabajo colaborativo que rompe moldes, reuniendo en modalidad de proyecto a los equipos de investigación, durante la fase preparatoria, los departamentos de marketing, y las divisiones de packaging, compra y gestión de operaciones –siempre en torno a los consumidores y los peluqueros. A esto se añade la cooperación con los responsables de evaluación, múltiples actores exteriores, autoridades, asesores jurídicos… «En un proyecto como éste ha trabajado un equipo multidisciplinario entre tres países: Francia, India y Japón… ¡Ha sido apasionante!» En total, más de 100 personas han participado en la emergencia de la primera coloración vegetal del Grupo. «¡Es mágico: con polvo y agua, hemos logrado crear productos naturales, eficaces y respetuosos del medio ambiente!»

El nuevo made in L’Oréal

«Ya hemos tomado este camino juntos para responder a las necesidades de seguridad en sí mismo, sencillez y transparencia expresada por los consumidores.» L’Oréal quiere seguir observando e impulsando este movimiento de la sociedad hacia más naturalidad «mediante la innovación sostenible, gracias a su experiencia y la calidad de sus equipos». La investigación de L’Oréal quiere escribir la nueva página de la belleza universal del siglo XXI. Se centra en tres elementos: inspirarse en la naturaleza aprovechando los últimos avances científicos para descifrarla e innovar, optimizar los procesos haciendo más con menos y, por último, asegurarse de que las materias primas cumplen con los principios de trazabilidad, sostenibilidad y «química verde», para crear productos eficaces con menor impacto ambiental. «Hoy se ha convertido en una realidad para cada uno de nuestros equipos y cada una de nuestras marcas gracias a herramientas únicas para el ecodiseño como SPOT, que permite al Grupo medir el impacto de todos sus productos».