La Estrategia

For Women in Science, 20 años después: el combate continúa, esta vez con el apoyo de los hombres

horloge copy 7 Created with Sketch. 5 MIN


Alexandra Palt

Frente a retos sin precedentes, la humanidad necesita a la ciencia hoy más que nunca. Y la ciencia a las mujeres. Con motivo del XX° aniversario del programa For Women in Science, Alexandra Palt, directora general encargada de la RSC y directora general de la Fundación L’Oréal, nos cuenta cómo la Fundación L’Oréal continúa el combate iniciado hace 20 años con la UNESCO para promover a las mujeres en la ciencia.

Un programa que contribuye a cambiar las cosas: resumen de las acciones llevadas a cabo desde hace 20 años

20 años, 102 galardonadas, 3.022 becas, 117 países

For Women in Science es un programa de apoyo, acompañamiento y promoción de las mujeres en la ciencia, creado por L’Oréal en 1998 en colaboración con la UNESCO. Interviene en todas las etapas que jalonan la carrera de los científicos: sensibilización en los centros de enseñanza, becas para jóvenes investigadoras prometedoras, asesoramiento al comienzo de la vida activa, reconocimiento de las científicas eméritas cuyos trabajos contribuyen a los grandes avances científicos (véase la Web de la Fundación L’Oréal). «Premiamos la excelencia y ponemos en primer plano a modelos de mujeres científicas», explica Alexandra Palt.

Desde hace 20 años, L’Oréal y la UNESCO han apoyado en total a más de 3.100 investigadoras, galardonando a 102 mujeres y promoviendo a 3.022 jóvenes investigadoras prometedoras con becas de doctorado y postdoctorado en 117 países. «Para celebrar este aniversario, vamos a desarrollar una campaña de comunicación a gran escala que dará a conocer a las cinco ganadoras de 2018*, a partir del mes de marzo, en los principales aeropuertos del mundo: París Charles de Gaulle, Nueva York, São Paulo, Heathrow, Beijing, Dubai y Johannesburgo. El objetivo es doble: ofrecer a estas mujeres excepcionales la visibilidad que se merecen y sensibilizar a la opinión pública con la cuestión de las mujeres en la ciencia.»

«Hay que continuar el combate»

A pesar de todo, a la hora de hacer balance, la directora general de la Fundación L’Oréal se muestra lúcida. «Estamos todavía muy lejos de una representación equilibrada de las mujeres en la ciencia. Se queda muchísimo trabajo por hacer.» Según esta mujer, que lleva 25 años trabajando en las cuestiones de igualdad entre hombres y mujeres, las cifras sobre el lugar de las mujeres en la investigación científica siguen siendo demasiado reducidas: «Sólo un 11% de los altos cargos académicos están ocupados por mujeres en la Unión Europea, y sólo un 3% de los Premios Nobel científicos han sido otorgados a mujeres. Tenemos que continuar el combate.»

Un reto para la calidad de las investigaciones

El combate del que habla Alexandra Palt va más allá de la cuestión de género, ya que está influyendo en el futuro de la ciencia: «De la proporción de mujeres científicas dependerá la calidad de las investigaciones», subraya. De hecho, se ha demostrado que la ausencia de mujeres en los equipos de investigación tiene un impacto en la productividad y que los equipos diversificados son más innovadores. La falta de paridad puede incluso ser peligrosa. Alexandra Palt se refiere, en particular, a la representatividad en el tratamiento de las enfermedades, que puede verse sesgado al no incluir la mirada femenina. También alude a las posibles discriminaciones sexistas en el desarrollo de la inteligencia artificial, hoy principalmente diseñada por hombres. «Varios estudios demuestran que los bancos de imágenes asocian a las mujeres con las tareas domésticas y a los hombres con el deporte, y que el software de reconocimiento de imágenes no se conforma con reproducir estos prejuicios, sino que los amplifica. Por consiguiente, es fundamental que las nuevas tecnologías, que irán moldeando cada vez más nuestro mundo, estén diseñadas por hombres y mujeres», indica Alexandra Palt.

Implicar a los hombres para cambiar la cultura organizacional

Frente a esta realidad, el programa For Women in Science pretende ahora hacer evolucionar la estructura y los modelos de organización de las instituciones científicas. Para ello, es necesario hablar con los que precisamente dirigen estas instituciones: los hombres. «Queremos movilizar a los hombres que ocupan puestos científicos de responsabilidad, para que se comprometan proactivamente con la lucha contra el techo de cristal y las discriminaciones, para una mayor presencia femenina en la ciencia.»

Favorecer la emulación colectiva

En concreto, esta nueva iniciativa, titulada «Liga Masculina de Científicos For Women in Science» se lanzó con motivo en la XXa Ceremonia de los Premios L’Oréal-UNESCO For Women in Science. Veinticinco hombres de ciencia de primer nivel (descúbrelos en la Web de la Fundación) ya han firmado un «decálogo de compromisos» sobre los accesos a las financiaciones, la contratación y la producción, la cultura de la institución, etc. Alexandra Palt también prevé reuniones para compartir las buenas prácticas y las iniciativas a nivel internacional. «Se trata de una acción de voluntariado por parte de hombres científicos sensibilizados con estas cuestiones. El objetivo es trabajar juntos para crear y fomentar un movimiento de emulación.» Y cuando se le pregunta por qué no implicaron antes a los hombres, contesta: «Durante mucho tiempo se pensó que el equilibrio entre hombres y mujeres se alcanzaría naturalmente, porque era el sentido de la historia. Pero si hemos aprendido algo, ¡es que nada está asegurado de antemano!» La próxima cita se ha fijado para dentro de dos años, con el fin de medir el impacto de esta iniciativa y hacer balance del lugar que ocupan las mujeres en la ciencia.

La odisea científica: un largo camino por recorrer

Las mentalidades no cambian de un día para otro. Alexandra Palt recuerda que al comienzo del programa en 1998, las mujeres estaban casi ausentes del espacio público. Aunque la situación ha evolucionado favorablemente en la política y las empresas, el mundo científico sigue siendo reacio al cambio. Esto se traduce principalmente en discriminaciones sistémicas. Alexandra Palt nos lo explica: «Tomemos por ejemplo la baja por maternidad: penaliza a las mujeres porque el mundo científico es muy competitivo: hay pocas financiaciones disponibles, tienes que publicar continuamente. Si dejas de publicar durante seis meses, ¡te quedas al margen!» La propia manera en que funciona el sistema excluye de hecho a las mujeres. Frente a este problema, la respuesta es clara: hay que implicar a los hombres y las mujeres, para que se conviertan en actores y actoras del cambio.

Alexandra Palt concluye: «En un mundo en el que la inteligencia artificial dominará nuestras vidas en todos los ámbitos, ¿podemos permitirnos prescindir del punto de vista de la mitad del planeta? De forma general, todas las mujeres, no sólo las científicas, deben poder reivindicar y ocupar su justo lugar en nuestras sociedades.»

 

* Foco en la contribución científica de las 5 ganadoras de 2018:

 

  • Profesora Heather Zar. Se fue de Sudáfrica durante el apartheid y volvió cuando Nelson Mandela fue elegido presidente. Ha creado un programa de investigación de vanguardia sobre neumonía, tuberculosis y asma, que ha salvado la vida a muchos niños.

 

  • Profesora Meemann Chang. Ha realizado en China trabajos pioneros sobre los fósiles, que han permitido comprender cómo los vertebrados acuáticos se adaptaron para vivir en tierra firme.

 

  • Profesora Dame Caroline Dean. Esta bióloga molecular británica estudia la adaptación de las plantas al cambio climático, abriendo el camino a nuevas técnicas de mejora de los cultivos.

 

  • Profesora Amy T. Austin. Asentada en Argentina, está profundizando la comprensión de la ecología de los sistemas terrestres en los paisajes naturales y los modificados por el hombre.

 

  • Profesora Janet Rossant. Esta bióloga canadiense, especializada en el desarrollo, estudia el proceso de formación de los tejidos y los órganos durante el desarrollo de los embriones.

 

 

Fundación | marzo 2018