El análisis

Sensibilizar a los hombres para feminizar la ciencia

horloge copy 7 Created with Sketch. 3 MIN


Cédric Villani

Matemático en la Universidad Claude-Bernard Lyon I, diputado de La República en Marcha y ex director del Instituto Poincaré, el profesor Cédric Villani forma parte de los hombres comprometidos con las mujeres y la ciencia. Consciente de la excesiva proporción de hombres en las profesiones científicas, el medallista Fields promueve el fin de la hegemonía de los hombres en las ciencias.

El número de científicas es demasiado bajo…

Una carrera de obstáculos

Aunque la ciencia juega un papel cada vez más importante en la creación del mundo de mañana, las mujeres aún participan poco en ella. Representan menos de una tercera parte de los investigadores en el mundo[1]. En el ámbito de la inteligencia artificial, su proporción cae por debajo del 18%[2]. Una situación alarmante según Cédric Villani: «No es aceptable que sólo los hombres se encarguen de engendrar el mundo de mañana[3]», afirma. El matemático ve con preocupación que la mayoría de los algoritmos de traducción o reconocimiento de voz e imagen, y las aplicaciones de salud estén desarrollados por hombres. «Hay un alto riesgo de que se diseñen inteligencias artificiales discriminatorias hacia las mujeres», advierte.

Cédric Villani recuerda que de los 41 alumnos en matemáticas de su promoción en la Escuela Normal Superior de París en 1992, sólo 3 eran chicas. Dos años después, el número de mujeres subió hasta 6 –lo que pareció un récord… «De hecho, este logro no volvió a repetirse», señala. Además, hubo que esperar hasta 2014 para que una mujer recibiera por primera vez la medalla Fields. Cédric Villani añade: «La comunidad matemática internacional está formada en gran parte por hombres, por lo que fue un auténtico alivio cuando en el Congreso Internacional 2014 en Seúl, una mujer obtuvo por primera vez la medalla Fields: Maryam Mirzakhani.» El matemático también lamenta el reconocimiento tardío de importantes descubrimientos científicos realizados por mujeres. Lo demuestra el caso de Rosalind Franklin, cuyos trabajos sobre la estructura de doble hélice del ADN fueron menospreciados por sus homólogos masculinos cuando se anunció el descubrimiento. Sólo fue galardonada a título póstumo en 2008, con el Premio Louisa Gross Horwitz.

Una sensación de ilegitimidad

Asimismo, Cédric Villani constata a veces una sensación de ilegitimidad por parte de las mujeres de ciencia. «Me recuerdo a una especialista en informática que había invitado a una mesa redonda en el Instituto Poincaré: dudaba en aceptar la invitación porque no se sentía legítima para hablar del tema, ¡cuando finalmente cosechó un éxito rotundo!». Este ejemplo no es más que la parte visible del iceberg, pues el matemático observa que muchas aspirantes investigadoras se autocensuran. «Limitan sus ambiciones, convenciéndose desde la escuela que los estudios científicos no son para ellas, que son formaciones para nerds»[4]. Muchas mujeres jóvenes tienen tendencia a orientar sus aspiraciones científicas hacia profesiones médicas o veterinarias, en las que están más representadas.

Dejar que las mujeres ocupen el lugar que les corresponde

El compromiso de hombres con las mujeres científicas

Para dar a las mujeres el lugar que les corresponde en el mundo científico, Cédric Villani ha sido uno de los primeros en adherirse a la iniciativa «Liga Masculina de Científicos For Women in Science», impulsada por la Fundación L’Oréal y la UNESCO con motivo del vigésimo aniversario del programa For Women in Science. El objetivo: reunir una coalición de aliados masculinos para contribuir a una ciencia más equilibrada en términos de representación de géneros, y por lo tanto, más eficaz. Entre estos hombres de ciencia figuran personalidades eminentes de diferentes países como el profesor Étienne Klein, físico francés a la cabeza del laboratorio de investigación en ciencias de la materia del comisionado francés de energía atómica y energías alternativas (CEA), Paul Anastas, químico estadounidense de la Universidad de Yale, el profesor Johan Rockström del Stockholm Resilience Centre, y el profesor Mouin Hamze, secretario general del centro nacional de investigación científica (CNRS) de Líbano.

Una acción voluntarista

Para que las mujeres puedan acceder a puestos clave y al reconocimiento real de sus pares, Cédric Villani promueve una acción voluntarista y «muy enérgica» por parte de las mujeres y de los hombres. «Hay que apoyar, acompañar y alentar más a las mujeres. También hay que animarlas a publicar periódicamente, y volver a publicar. «No podemos conformarnos con crear condiciones favorables y sentarnos a esperar que esto funcione.»

 

[1] Informe de la UNESCO sobre la ciencia hacia 2030 (2015).

[2] Estudio https://www.techemergence.com/women-in-artificial-intelligence-visual-study-leaderships-across-industries/

[3] Fuente: Agence France-Presse.

[4] Fuente: Asociación Femmes & Sciences.

 

Fundación | marzo 2018