El terreno

Skin Active: cómo formular una línea para cuidado del rostro a base de un 96% de ingredientes naturales

horloge copy 7 Created with Sketch. 4 MIN


Florence L’Alloret

Florence L’Alloret es responsable de los laboratorios Skincare de Garnier y ha trabajado durante más de dos años en la concepción y el desarrollo de Skin Active, una nueva línea completa de productos para cuidado de la piel elaborada con un 96% de ingredientes naturales. Pocos meses después de su lanzamiento, nos explica cómo ella y su equipo han logrado este resultado inédito.

Concebir la línea más natural y eficaz posible: un reto enorme

Lanzada oficialmente en julio de 2017, Skin Active, una línea de limpiadores para todos los tipos de piel –«Miel de flores» para la piel seca, «Agua de Rosas» para la piel sensible, «Savia de Aloe» para la piel normal y «Hoja de Té Verde» para la piel grasa– es fruto de un largo trabajo. «Cuando empezamos a desarrollar esta línea, nos enfrentamos a un gran desafío: elaborar la composición con el mayor porcentaje posible de ingredientes naturales manteniendo una eficacia conforme a nuestras normas. ¡Un reto enorme en cuanto a costes, investigación y recursos disponibles!», comenta Florence L’Alloret.

Para lograrlo, la responsable del laboratorio y su equipo se basaron en dos aspectos fundamentales. El primero fue la cuidadosa selección de los ingredientes necesarios para la calidad del producto. «Para cada uno de los cuatro módulos, elegimos principios activos conocidos y «renombrados», con el fin de alcanzar el nivel de eficacia y sensorialidad esperado.» El segundo fue la selección minuciosa de las materias primas según su origen y su modo de fabricación. «Para cada una de ellas, calculamos un índice de naturalidad, combinando un índice de origen (una planta o un mineral) y un índice de desnaturalización que caracteriza el nivel de transformación de la materia prima. Compartimos este índice con todos nuestros proveedores para garantizar el cumplimiento de nuestras exigencias.» El resultado: «Este decálogo de compromiso nos permite realizar composiciones sencillas, sin ingredientes inútiles ¡y sin reducción de la calidad o de la eficacia!»

[email protected]: una modelización matemática revolucionaria para fórmulas óptimas

Una vez elegidas las materias primas, el reto consistía en concebir las mejores fórmulas en laboratorio. «La idea era obtener fórmulas óptimas a partir de numerosos activos e ingredientes, ¡y todo en un plazo relativamente corto! ¿Cómo encontrar la fórmula óptima en sólo unos meses?»

Para lograrlo, Florence y su equipo no escatimaron medios: utilizaron la metodología [email protected], una herramienta innovadora, basada en técnicas de simulación, que permite identificar de forma rápida y exhaustiva la composición óptima de una fórmula. «A partir de un número limitado de composiciones definidas en laboratorio, modelizamos varios miles de fórmulas y estudiamos sus comportamientos.» Con estas simulaciones ganamos mucho tiempo: «Trabajamos con unas treinta fórmulas, cuando en un proceso clásico, hubiéramos tenido que concebir más de un centenar, ¡lo que hubiera equivalido a varios meses adicionales de trabajo!» Los datos experimentales generados por esta simulación matemática se utilizaron luego para diferentes especificaciones. «Estudiamos atentamente los datos en función de los objetivos de cada fórmula. En el caso de los geles espumosos, por ejemplo, consideramos la turbidez*, la homogeneidad, la viscosidad y, por supuesto, el precio». Después, se realizó la formulación en sí con herramientas modernas de laboratorio: «Para los geles espumosos, utilizamos un mezclador de alta velocidad y una centrifugadora asimétrica.» El balance: «En un poco menos de seis meses de trabajo en laboratorio, definimos las composiciones óptimas para cada una de nuestras fórmulas.»

Validación de la eficacia mediante pruebas in vivo y blind tests entre los consumidores

Una vez probadas y evaluadas las fórmulas en laboratorio, quedaba por evaluar su eficacia directamente entre los consumidores.

Con este objetivo, se realizaron pruebas in vivo entre diferentes categorías de usuarios. «Llevamos a cabo una serie de pruebas para cada una de las necesidades. Por ejemplo, los productos del módulo «Savia de Aloe» se probaron entre personas con piel considerada como «normal», mientras que los productos del módulo «Agua de Rosas» se probaron entre personas con piel «sensible». Durante unas cuatro semanas, estos consumidores utilizaron a diario el producto en casa, antes de contestar a diferentes preguntas que abarcaban desde la calidad del producto hasta la intención de compra. «Nuestros expertos les interrogaron sobre los resultados que observaban, su satisfacción, su experiencia sensorial (fragancia, textura, suavidad y tersura del producto) y, por supuesto, su deseo de comprarlo.» Para comprobar su potencial en el mercado, los expertos también pidieron a algunos consumidores que probaran los productos en ciego para hacerse una idea de su competitividad. «Les dieron nuestras fórmulas y las de nuestros competidores en envases blancos, para que no se pudieran diferenciar los productos, con el objeto de ver si nuestros productos tenían un valor añadido efectivo con respecto a los productos ya existentes.»

Un 96% de ingredientes naturales, un 100% de transparencia

Última etapa: encontrar el tono adecuado para contar la historia de estos productos. Con su equipo y dos expertos, Florence decidió transmitir el mensaje más claro y pedagógico posible. «En vez de enumerar simplemente los ingredientes en los envases, hemos preferido ir más lejos presentando cada uno en detalle. Para cada materia prima, explicamos de qué vegetal o mineral procede y en qué condiciones se extrajo.» La presencia de cada ingrediente no natural también se explica y justifica de forma detallada: «Algunas materias primas, a veces no naturales, son indispensables para la estabilidad de la fórmula, su textura o su fragancia. Hemos optado por explicarlo claramente a los consumidores, aunque esto pueda decepcionar a algunos consumidores.»

La calificación de «cinco estrellas» de los consumidores y los blogueros

El trabajo llevado a cabo ha dado sus frutos. Con un 96% de ingredientes de origen natural, los productos Skin Active representan una importante innovación para la marca. «La concepción de fórmulas que combinan este porcentaje de ingredientes naturales y este nivel de eficacia es una victoria para nosotros.» Desde el punto de vista del público, los resultados también son buenos en los diez países europeos en los que se ha lanzado la línea. «Además del éxito comercial, hemos obtenido reacciones muy positivas por parte de los consumidores y los blogueros, que valoran nuestra apuesta por lo natural, al tiempo que aprecian la eficacia de nuestros productos.» Florence concluye: «En las webs especializadas en las que estamos presentes, la línea de productos ha recibido una calificación de cinco estrellas y comentarios unánimemente favorables. ¡Es una gran recompensa y un excelente motivo para volver al trabajo de laboratorio!»

*turbidez: carácter más o menos turbio de un líquido.

Innovación | noviembre 2017